Las conservas, comida rápida y sana.

tinandpot.com enero 18, 2017 No hay comentarios
E

El tiempo, o más bien la falta de él, propicia que, en nuestras pocas horas libres, lo último que nos apetezca sea ponernos a cocinar. Esto hace que recurramos, en muchas ocasiones, a la solución más fácil: los platos precocinados.

Pizzas  o lasañas que sólo necesitan un golpe de horno, salsas o condimentos a las que sólo hay que añadir un poco de pasta cocida, aliños que alegran una triste ensalada, congelados listos para saltear o freír en una sartén y una infinidad de llamativos productos nos tientan en los estantes del supermercado, ofreciéndonos una salida rápida y relativamente sabrosa.

El peligro de los precocinados.

Pero de lo que no somos conscientes es de los ingredientes ocultos de éstos alimentos: harinas para abaratar costes de producción, azúcares para mejorar su sabor y grasas trans para proporcionar texturas atractivas. Estos tres elementos, presentes en muchos precocinados, hacen que lleguen a ser casi adictivos, alterando nuestro metabolismo y causando los problemas de salud que ya son epidemia en nuestros tiempos: diabetes tipo 2, obesidad, hipercolesterolemia

 

Palitos de ¿pescado?

Fácil y sano es posible.

¿Existe algún producto listo para comer y  sano a la vez? Por supuesto que sí. Las conservas tradicionales son la respuesta.

Además de ser una forma de preservar los alimentos en el tiempo, los métodos de conserva mantienen intactas las propiedades de éstos desde que son envasados. Algo muy importante es que estos métodos de conservación consisten en cocinar los alimentos para eliminar los patógenos que echarían a perder el producto. Esto hace que el consumo pueda ser inmediato, “abrir y al plato”.

Las verduras y hortalizas al natural, conservadas en el propio agua de cocción son una solución rápida y saludable. Con un simple sofrito de ajo y jamón  (5 min de tu tiempo), consigues un plato redondo.

Existen las conservas de legumbres elaboradas de manera tradicional, sin aditivos ni conservantes, listas para abrir el tarro, calentar y comer.

No pueden faltar las conservas de pescado. Permiten consumir pescado azul, con todas sus conocidas propiedades, sin engorros ni malos olores en la cocina.

 

Sardinillas en aceite de oliva.

En nuestra tienda podrás encontrar una amplia gama de conservas de calidad de la huerta, el mar y la granja. Y aquí muchas recetas elaboradas con las mismas.

La calidad es importante

Pero como en todo, hay conservas y conservas. Asegúrate de que consumes conservas de calidad y elaboradas a la manera tradicional, la más natural. No olvides leer las etiquetas, ya que en ocasiones llevan salsas y aditivos similares a los de los productos precocinados que queremos evitar.

 

Un saludo de Tin&Pot

tinandpot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *