¿Una lata de sardinas caducada? ¡No la tires!

tinandpot.com abril 11, 2016 1 comentario
lata de sardinas
A

A todos nos ha pasado. Estamos haciendo limpieza de los armarios de la cocina y encontramos un producto caducado. ¿Qué hacemos? Lo tiramos. Pues si se trata de una lata de sardinas olvidada en el fondo de la despensa, lejos de no ser apta para el consumo, puede estar mucho más rica que una que se encuentre dentro de los límites del consumo preferente, hasta el punto de ser un auténtico tesoro culinario.

Ya hablábamos en un artículo anterior, “El superalimento que no imaginabas que tenías en la despensa”, sobre las propiedades nutricionales de esta conserva. Pero no sólo es un alimento especialmente nutritivo, también puede ser una delicatessen en lata, y en ciertas condiciones, puede convertirse en una cotizada delicia gourmet.

plato de sardinas2En nuestro país, en el momento que una lata de sardinas sobrepasa la fecha límite impresa, ésta es desechada, directamente. En realidad, éste es un producto no perecedero siempre que la lata sea hermética. La fecha de consumo preferente la pone el fabricante en España, simplemente para darle rotación al producto y porque aquí no se conoce el concepto de sardinas maduradas en su lata.

No ocurre lo mismo en otros países como Francia, Italia o incluso Canadá. Allí hay un exclusivo mercado de latas de sardinas “caducadas”. Resulta que, como el buen vino, este pescado azul gana con los años. Es más, en Francia, salen al mercado partidas llamadas «Millésimés». En éstas latas no figura una fecha de caducidad, ni de consumo preferente, como mucho, una fecha de consumo óptimo. Y lo que se resalta es el año de costera, el año en el que se pescó y envasó, es decir, la “añada”. Suelen guardarse unos tres años antes de sacarlas al mercado y lo hacen a unos precios razonables. Éstos se disparan cuando se trata de latas muy añejas.

No hay consenso en cuanto al momento  en el cuál alcanzan su plenitud, ya que es una cuestión de gustos. A partir de los 10 años se puede considerar que el producto ya tiene “solera”. Los aceites de conservación y las grasas del mismo pescado van impregnando la sardina, integrándose con ella, dándole una melosidad y jugosidad dignas de los más exquisitos paladares.

Hazlo tú mismo

_MG_5277Utiliza una buena conserva de sardinas, no son tan caras y garantizarán la calidad del producto final. Ésta debe estar elaborada con pescado capturado en su mejor momento, en verano, cuando posee más cantidad de grasa.

Las más valoradas son las conservadas en aceite de oliva.

Las latas deben situarse en un lugar fresco, seco y ventilado y, si es posible, ser volteadas un par de veces al año.

Si, como recomendamos, la conserva es de calidad, y la depositamos en un lugar adecuado, nos aseguraremos la integridad, tanto del envase como de su contenido.

Nosotros en Tin&Pot, de momento, no ofrecemos sardinas de «añada». Eso sí, todas nuestras sardinas son de muy alta calidad y son candidatas perfectas para formar parte de tu «reserva personal».  Si sigues estas sencillas pautas y tienes paciencia durante el tiempo necesario, podrás degustar un verdadero manjar a un precio muy económico.

Un saludo desde Tin&Pot.

tinandpot.com

One thought on “¿Una lata de sardinas caducada? ¡No la tires!

  1. Sin lugar a dudas las latas de sardinas mejoran, y mucho, con el tiempo, incluso si sobrepasan la fecha de consumo preferente, que no de caducidad. La única precaución para consumirlas es comprobar que la lata no haya perdido su hermeticidad ni que tampoco esté aboyada, pues seria síntoma de actividad biológica en su interior. De hecho yo las colecciono. Podéis ver la colección en sardinasdeañada.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *